lunes, 11 de mayo de 2009

¡Hasta dónde vamos a llegar!

Desde hace algún tiempo ir al cine se ha convertido en una cuestión económica importante, recuerdo que hace diez años era posible pensar en ir al cine sin sufrir retortijones de barriga por el dineral que había que invertir. La situación ha cambiado, pero lo que pude observar el viernes ya me parece abusivo y un insulto a la inteligencia de los que vamos a disfrutar de una buena película.

Hay que empezar diciendo que en diez años he visto como el cine ha triplicado el precio de sus entradas, desde trescientas pesetas (un euro ochenta) a más de seis euros es una subida que difícilmente puede explicarse con la subida del precio del dinero. Pero no es el precio de la entrada lo que me ha motivado a escribir este artículo, sino el de la comida y bebida que sólo puedes tomar en el cine si la compras allí.

El viernes, tras ir a ver el estreno de Star Trek (película que recomiendo pues hace tiempo que no he visto algo tan espectacular en Ciencia-Ficción), pedimos unas roscas y dos vasos de coca-cola, nos dicen que no tienen la coca-cola de grifo que viene en el menú, pero que podemos cogerla de botella (sólo una botella venía en el menú, la otra se pagaba aparte), cuando llega el momento de pagar, algo nos llama la atención, el precio era DESORBITADO. Preguntamos si podía haber cometido un error y nos comenta que el precio de la botella de coca-cola, de medio litro (sí, esa que vale 0,90 en un supermercado o 1,50 en tiendas 24 horas) costaba ¡¡4 euros!! más de setecientas de las antiguas pesetas, ¡una coca-cola! Naturalmente no nos la llevamos y exigimos que nos devolvieran el dinero. Es impresionante cómo en negocios como el cine, donde parece que es un delito entrar comida que hayas comprado fuera, pero no lo es si te gastas el doble de lo que te cuestan las entradas en comida, puedan pedir el dinero que se les antoje.

Y la razón de tal subida sigue siendo, desde mi punto de vista, un miesterio. ¿Quizá la SGAE ha aplicado un canon a los alimentos que se consumen durante el visionado de una película?

En fin, escribo esto también como advertencia y como denuncia pública de lo que considero un ataque a la razón y al bolsillo de cualquiera.